Cómo adaptarte al cambio de clima cuando emigras

El cambio de clima es uno de los procesos que vive un inmigrante cuando comienza su adaptación en un nuevo destino. En algunos casos, es cuestión de tiempo lidiar con las nuevas temperaturas, pero en otros se debe enfrentar inviernos extremos o veranos con intensas olas de calor.

Si este es uno de los temas que más te preocupa en tu plan migratorio o no sabes cómo afrontarlo, ten en cuenta las siguientes recomendaciones para que puedas hacerlo de la mejor manera posible.

 

Bajas temperaturas

Una de las situaciones más complicadas con la que tienen que lidiar los inmigrantes que provienen de países donde no existe nieve o no experimentan bajas temperaturas, es sin duda el invierno.

Es importante resaltar que antes de escoger un destino consideres si estás en capacidad de adaptarte y tienes tolerancia al frío. No lo tomes a la ligera porque será parte de la rutina en tus nuevos planes.

Me Quiero Ir sugiere que tu vestimenta es una prioridad. Intenta utilizar varias capas (mínimo tres) para absorber la humedad, proporcionar una sensación térmica y la última que funcione de barrera contra el viento

Escoge un abrigo impermeable que te proteja contra las lluvias. Jezebel recomienda usar ropa interior larga, al igual que las medias. En este último caso, opta por las de lana o usa múltiples pares si el frío es extremo.

Para la capa base de los abrigos una alternativa son los suéteres finos de lana. The Planet D expresa que la lana merino y la cachemira son delgados y calientes, ideales para colocártelos cuando vas a la oficina o a realizar alguna actividad al aire libre.

Posteriormente, debes escoger un abrigo que garantice la transpirabilidad, característica imprescindible de las prendas de invierno. La capa del medio debe contener aislantes que te ayuden a preservar el calor corporal, reseña Rei.

Recuerda leer nuestro artículo sobre cómo escoger un buen abrigo para invierno, donde te aconsejaremos la importancia de los aislantes y cuáles son las especificaciones que te permitirán diferenciarlos. Finalmente, vístete con una protección externa si vives en zonas muy húmedas o lluviosas durante el invierno.

Completa tu atuendo con botas, una bufanda para resguardarte de los resfriados y unos guantes para mantener la temperatura en tus manos.

Otro consejo para lidiar con el frío en tu nuevo país es adoptar el hábito de consultar el clima antes de salir o hacerlo con más frecuencia. Toma con seriedad cualquier advertencia de la radio, la televisión o descarga alguna aplicación que te ofrezca esta información, como AccuWeather, aunque generalmente vienen incluidas en tu smartphone.

Expat Focus plantea que al estar en tu casa, cierres las ventanas y puertas para evitar que entren corrientes de aire frías. Antes de mudarte a un lugar donde el frío sea extremo durante el invierno, asegúrate de que cuenta con una chimenea.

Con respecto a los cambios que debes implementar en tu dieta o rutina, mantén tus comidas regulares con el propósito de obtener energía. Las comidas y bebidas calientes diarias te ayudarán a preservar tu temperatura. No modifiques tus actividades físicas, incluso puedes efectuarlas en el interior de tu hogar.

Los conductores tendrán que tomar medidas adicionales para afrontar el invierno. Us News explica que es importante llevar una caja de suministros en tu vehículo en caso de cualquier emergencia. Entre los artículos para incluir están bolsas de arena (en caso de atascarte en la nieve), alimentos no perecederos, ropa o guantes adicionales, linternas y botiquín de primeros auxilios.

Además, mide la presión en tus neumáticos o cambiálos por unos especiales para la nieve. Procura utilizar un aceite que se adapte a esta época del año, los cuales son aquellos con un grado más bajo de viscosidad. Por ejemplo, un aceite 5W-30 es mejor en invierno que un aceite 10W-30.

Finalmente, haz una revisión de tu automóvil antes de que lleguen las bajas temperaturas. La clave para lidiar con el frío está en ser precavido.

 

Altas temperaturas

Aunque al momento de referirse al clima la mayoría de los consejos están vinculados a los inviernos, el verano es un reto para otros. Para muchos es sinónimo de vacaciones y de días soleados, pero el calor en exceso puede ser contraproducente.

Los climas muy calientes causan alergias, migrañas y dolencias en el cuerpo. Además, estás propenso a deshidratarte si no ingieres el líquido necesario. Sin embargo, Expat Focus asevera que los inmigrantes se acostumbran con mayor facilidad al calor, que al frío.

Adecúa tu vestimenta a la estación, usa camisetas y  shorts cuando puedas vestir casual. El sitio web NHS sugiere que la ventilación y la hidratación son fundamentales.

Cierra tus ventanas y cortinas cuando el calor en el exterior sea muy fuerte. Haz lo contrario, en el caso de que el día se torne más fresco o en la noche. De esta forma, ahorrarás un poco de electricidad.

Habrá circunstancias en las cuales no requerirás acondicionadores de aire con técnicas caseras. Al colgar una toalla húmeda enfrente de tu ventana el aire que entre será un poco más frío.

Consume bebidas frías con mayor regularidad, agua, frutas y evita el alcohol en exceso. Estar siempre fresco cuando estés en la calle o en tu casa, es el cambio prioritario que debes aplicar en tu rutina para no sufrir de afecciones a tu salud, que traigan mayores consecuencias a largo plazo.

Con relación a los hobbies que llevas a cabo, no los dejes de lado. Lifehacker considera que una alternativa es usar el sentido común y practicar actividades en las que evites el sol. Por ejemplo, natación, polo o cualquier otro deporte acuático.

Es inevitable que salgas a la calle pero, de ser posible, modifica tu horario para no exponerte a las horas más calientes del día: entre las 11:00 am y las 3:00 pm. En cambio, las mañanas son  los momentos perfectos para desarrollar cualquier tarea. Antes de hacerlas, toma una ducha fría para que continúes tu jornada con mayor energía.

Uno de los períodos más difíciles de soportar se da al momento de dormir. Las noches durante el verano se convierten en una verdadera pesadilla para algunos. Tu habitación también debe ser adaptada para esta época del año, así descansarás sin ningún inconveniente.

El blog Greatist considera que las mejores sábanas para tu cama son las de algodón y de colores claros, debido a que promueven la ventilación y el flujo de aire. Recomienda colocar las sábanas en un plástico y luego guardarlas en el congelador unos minutos para darte un breve respiro del calor. Otro truco es humedecerlas, colocarla encima de una toalla y usarla como manta.

Si tu dormitorio es un espacio muy caliente en comparación con el resto de tu casa, intenta desplazar tu cama lo más cerca posible de la ventana. Cuando las altas temperaturas sean extremas, si vives en una residencia de uno o más pisos, considera mover tu colchón a un sitio inferior (sótano o planta baja).

No olvides apagar la luces, uno de los principales focos de calor, y aprovechar la luz natural. Una de las mayores ventajas que puedes aprovechar en el verano es que oscurece tarde, por lo que gozarás de iluminación hasta las 8:00-09:00 PM.

 

Tu adaptabilidad al cambio de clima es un punto fundamental a considerar al dejar tu país. Afortunadamente, siguiendo estos consejos, lidiarás mejor con los períodos más fríos o calurosos. Suscríbete a nuestra lista de correos para que te mantengas informado sobre más temas que te ayudarán a afrontar cualquier obstáculo en tu camino como inmigrante.

Contenido Relacionado