Consejos para comprar vehículos en Estados Unidos

Comprar vehículos en Estados Unidos es una gran alternativa para aquellos que buscan invertir y afianzar su sueño americano. El mercado de ese país ofrece facilidades en la compra, siempre que se cuente con un historial de crédito positivo y se cumplan un mínimo de exigencias para transitar en las calles.

Muchas de la ciudades en EE UU tienen grandes distancias entre ellas y es necesario contar con un medio de transporte óptimo que te ofrezca facilidad para desplazarte con rapidez. Aunque puede parecer costoso existen métodos de financiamiento adaptados a tus ganancias, así como también una gran variedad de modelos.

Antes de realizar tu compra te compartimos lo que debes tener en cuenta cuando te encamines en este reto.

 

Comprar vehículo es una manera de continuar tu crecimiento en Estados Unidos. Te guiamos en lo que necesitarás para materializar ese proyecto que tanto soñaste

Financiamiento

Una de las razones de los usuarios para asumir la responsabilidad de comprar un vehículo, es la comodidad de cuotas y la manera en que puedes ajustarla a tu situación financiera.

Antes de iniciar, es imprescindible que efectúes un plan mensual que abarque todos los gastos mensuales que tienes actualmente, añadiendo las cuotas y lo que pagarás por cualquier situación de emergencia con respecto al auto.

Si ya te decidiste por un mecanismo para costearlo, léelo detalladamente y consulta las inquietudes con un abogado o experto en el tema. Los métodos más conocidos son los préstamos directos con el banco o por medio de un concesionario.

La Comisión Federal del gobierno estadounidense explica que cuando eliges la primera opción asumes un contrato con una entidad financiera, en el que acuerdas pagar el monto financiado, más cargos financieros en un lapso establecido. Con ese dinero, le pagas el vehículo a la agencia de tu elección.

Al requerir un préstamo, tienes la ventaja de comparar los términos de crédito de una diversidad de lugares, conocerás previamente la tasa de interés y la normativa que regirá en la transacción.

Por otro lado, al solicitar al concesionario un financiamiento, aceptas el compromiso de pagar el monto financiado, más el cargo financiero acordado en el tiempo que ambos determinen. Es frecuente que vendan el contrato a un asignatario (banco, compañía financiera o cooperativa de crédito) que se encargará de los cobros.

Al optar por la agencia, realizarás lo trámites en un solo lugar; habrá una variedad de alternativas en mecanismo de cobro por las vinculaciones con bancos y compañías financieras; tienen acceso a programas patrocinados por los fabricantes de los vehículos, con bajas tasas de interés o incentivos para los compradores.

 

Seguro

Para transitar por las calles estadounidenses, es obligatorio adquirir un seguro, así que es importante que tomes ese gasto en cuenta.

Los requisitos varían por cada estado, por lo cual tienes que hacer un trabajo exhaustivo de investigación con la finalidad de determinar si se ajusta a tu presupuesto y si la cobertura se enmarca en las exigencias mínimas.

Procura tener un historial de conducir limpio porque es lo primero que evaluarán las aseguradoras. El récord contiene información importante para las empresas, autoridades y sin él es probable que no puedas contar con una póliza.

Un total de 21 estados y el distrito de Columbia exigen que la cobertura incluya lesiones físicas contra conductor no asegurado o cobertura UM y cobertura por lesiones físicas contra conductor con seguro insuficiente, reseña Insure.

El primero está destinado a gastos médicos si tú o tus acompañantes sufren lesiones ocasionadas por un conductor no asegurado, mientras que el segundo aplica cuando el responsable está asegurado, aunque el monto es muy bajo para solventar las facturas médicas.

Si te esfuerzas en comparar los precios, es factible encontrar costos accesibles. El gobierno de Estados Unidos sugiere evaluar los descuentos de algunas compañías dirigidos a los conductores que recorren pocas millas al año, a los estudiantes con buen promedio, a las personas que han tomado un curso de conducir y a las que tienen más de 25 o 50 años.

Otra alternativa es utilizar la misma aseguradora para tus propiedades o viajes. De esta forma, es posible aprovechar precios competitivos por la confianza.

 

Negocia

No descartes tus métodos de persuasión, al contrario, es el mejor momento para implementarlos. Evita cerrar la compra antes de haber recorrido la mayor cantidad de concesionarios posibles porque te permitirá obtener un rango de precios y, sobre la base de eso, negociar con los vendedores.

Intenta que las propuestas que presentes sean razonables, porque si no ambas partes perderán el tiempo. Al comenzar, sé discreto y no intentes hacerlo enfrente de un grupo de personas; no olvides que la amabilidad y la educación son claves para lograr que te escuche, acepte lo que pides o mantengan una negociación fundamentada en la cordialidad. Hazle saber que realizaste una investigación y que quisiste insistir en ese lugar porque hubo un motivo en particular que te atrajo.

En caso de que no consigan concretar la decisión, acude a otro concesionario que te garantice beneficios. Con la información que recabaste, será sencillo conocer si intentan venderte un modelo con sobreprecio o si hay la posibilidad de conseguir una oferta.

No olvides que los precios dependerán de la ciudad donde estés. Globofran asegura que se pueden conseguir mejores precios comprando autos en grandes ciudades que en pueblos pequeños, así que comprar en un estado o localidad cercana es buena idea.

 

Estudia el modelo

Como parte del punto anterior, es importante que dentro de tu investigación averigües a profundidad las características del modelo que te atrae, el tiempo de vida útil y la experiencia de otros conductores. No te dejes llevar por la palabra del vendedor.

El color o la marca no son aspectos tan relevantes. Haz una lista de los pros y contra; revisa la características y si no dominas algunos términos consulta con alguien que no esté involucrado en la compra.

Recuerda considerar tu estilo de vida como, por ejemplo, si tu familia es numerosa o viajas continuamente, indica Autoproyecto. Luego de haber elegido el modelo, ocupa el asiento del conductor y verifica que te sientas cómodo, que puedas hacer los movimiento necesarios sin golpearte la rodilla.

Repite la acción con cada uno de los factores que sean importantes para ti como, por ejemplo, los asientos, pedales, palanca, incluso hasta con el reproductor de música. Cuando te sientas satisfecho, hayas leído los término de la financiación y los entiendan a cabalidad, puedes cerrar la transacción.

 

Comprar vehículos en Estados Unidos no tiene por qué ser un proceso complicado si conoces los pasos indispensables para concretar la compra. ¿Quieres conocer más sobre el mercado estadounidense? Manténte atento a nuestros próximos artículos.

publicidad_blog_entries publicidad_blog_entries

Contenido Relacionado