Emigrar con niños: descubre cómo hacer el proceso más fácil

Emigrar con niños es un reto para los adultos, debido a que, no solo ellos tienen que lidiar con los cambios, sino saber cómo explicarlo y hacerlo más fácil. Las reacciones de los hijos no son predecibles, por lo que es recomendable estar preparado antes de emprender el viaje a otro país.

Ten presente que este es un paso muy importante y tus hijos deben sentirse incluidos en todo momento porque afectará su futuro. Por esa razón, te traemos unas sugerencias que te ayudarán a que mudarse en familia sea una experiencia de aprendizaje.

 

Emigrar con niños es un proceso en el que debe ser prioridad la comunicación y sinceridad. Sigue nuestras consejos para que juntos logren sus metas

 

Hazlo formar parte del proceso

Es normal que no sepas cómo explicarle a tu pequeño que habrá una nueva ciudad, casa, gente y cultura. Salir de nuestra zona de confort causa miedo y esa incertidumbre incrementa cuando se marchan en grupo y no quieren que ellos estén expuestos a las dificultades que puedan surgir.

No contagies ese temor a los niños e intenta mostrarles el lado positivo, ese que te animó a escoger un nuevo destino. Dependiendo de la edad, es posible ser un poco más sincero sobre qué pasará, por qué se animaron a cambiar de ambiente y lo bueno que traerá a sus vidas.

El sitio web Estademamá sugiere empezar esta etapa unas 4-6 semanas antes. En ese lapso, cuéntale los detalles para aminorar la inseguridad y enséñale fotos del lugar. La idea es contagiarlo con tu ánimo y que le resulte familiar el entorno cuando logren establecerse.

Al igual que en la mudanzas, es favorable añadir que tendrá una habitación distinta y que podrá decorarla a su gusto. Permítele que diga lo que piense, sea bueno o malo, de esa forma sabrás cómo actuar y qué necesitarás para hacer este proyecto más agradable.

Si vas a un sitio donde se habla un idioma diferente, es aconsejable que tome clases previamente.

Involúcralo en casa fase que lleves a cabo, es decir, desde que le informas la decisión hasta la despedida. A veces querrás saltarte esta última, pero es imprescindible que el niño cierre ciclos, viva el duelo y empiece a abrirle la puerta a nuevas experiencias.

 

Escoge un buen colegio

La elección de la escuela es tan importante como la del apartamento o zona donde residirás. El pequeño pasará gran parte de su tiempo allí, por lo que debe ser un espacio agradable y tienes que estudiarlo con detenimiento. Apresurarse puede complicar el proceso y hacerle pensar que no fuiste honesto cuando le explicaste las transformaciones que afrontaría.

Tómate el tiempo de evaluar los pros o los contra, como lo has hecho con las decisiones importantes, explica La Información.

No solo se trata del reconocimiento y prestigio con el que cuenta la institución. La cantidad de alumnos, la cercanía de los docentes y la receptividad con los extranjeros son algunos de los factores a considerar, sobre todo, cuando tu hijo es introvertido. En caso, de que el transporte sea costoso, la cercanía de tu sector es también clave en la elección.

Es fundamental que antes de ver las múltiples cualidades que te garantizan, te fijes en el niño. De nada servirá que te ofrezcan enseñarle varios idiomas, deportes y música, si la tasa de fracaso escolar es alta.

Tu hijo estará lidiando con situaciones novedosas, la orientación psicopedagógica y la atención personalizada es un punto a favor. Es bueno que disponga de alguien que lo escuche en esos instantes en que el shock cultural lo desmotive.

Al arribar, no olvides visitar personalmente las instalaciones para corroborar tu análisis. Despreocúpate, si no se siente cómodo, puedes revertirlo. No pases por alto interactuar con tu hijo, preguntarle cómo se siente y, de vez en cuando, hablar con sus maestros. Es la mejor manera de cerciorarse que transcurre bien.

 

Ayúdalo a integrarse

Cuando se deja un país por otro, existe una pérdida que es difícil subsanar. Los hijos pequeños suelen adaptarse con facilidad, en cambio, los adolescentes tienen un fuerte sentimiento de arraigo, especialmente porque dejan a sus amistades.

Por esta razón, es imprescindible que los apoyes y ayudes a integrarse. Procura llegar en fechas de vacaciones, así no tendrán que lidiar inmediatamente con el choque que representa unirse a un colegio diferente, hacer amigos, nuevos métodos de enseñanza y, en algunos casos, otro idioma.

Además, podrán conocer juntos la ciudad e irse acostumbrando a las novedades y beneficios que les brinda. El objetivo es que cuando sea el momento de unirse a sus respectivas actividades se sientan cómodos con la realidad y estén al tanto de lo básico sobre la cultura y modo de vida.

Para facilitar que socialicen, inscríbelo en una actividad extracurricular que disfrute, reseña Inmigrantes en Madrid.  De esta forma, se divertirán mientras que conoce a otros niños de su edad que comparte sus gustos y hace menos complicado que mantengan conversaciones.

 

Mantén el contacto con los seres queridos

Emigrar no es alejarse para siempre ni cortar lazos. Con la tecnología, hay un sinfín de alternativas que permiten el contacto con nuestros seres queridos y el niño no debe estar exento de eso.

Si bien habrá cambios en la rutina, la comunicación es la excepción. Desde los primeros meses, los bebés crean un vínculo con familiares que los acompañan con frecuencia, por lo que cortarlo no es saludable.

De hecho, es un incentivo decirle que, pese a que estarán lejos, tendrán la posibilidad de compartir grandes momentos y cuando exista la oportunidad, visitarlos. A tu salud en línea pide dejar de lado las mentiras: no prometas que verá a la abuela cada semana, sabes que los primeros meses será imposible.

A todos les hará bien, que sus familiares y amistades estén allí en caso de que lo requieran y formen parte del crecimiento, lo positivo y negativo que sienta el niño. Así sabrán cómo apoyarlo y él entenderá que, sin importar donde esté, cuenta con un grupo de gente que lo querrá pase lo que pase.

 

La clave para emigrar con niños es ser honesto y hacerles ver que la decisión tiene muchos aspectos positivos. Mantengan una comunicación fluida y permanezcan juntos en los momentos difíciles. Te invito a leer más sugerencias que te podrán ayudar en este proceso, visita nuestra sección de Consejos.

 

publicidad_blog_entries publicidad_blog_entries

Contenido Relacionado