Ser inmigrante: Tres actitudes que debes mantener

Ser inmigrante es un recorrido lleno de aprendizajes, altibajos y momentos gratificantes. Sin embargo, cuando llegamos a un nuevo país muchas veces incurrimos en actitudes que tienden a ser molestas para los residentes como, por ejemplo, hacer comparaciones despectivas sobre comidas, culturas u otros aspectos.

No tienes por qué preocuparte ni analizar de más si estás actuando de acuerdo con los parámetros de lo que debería ser correcto. Te comentaremos algunas actitudes que debes evitar, las cuales están vinculadas a las críticas, debido a que son comportamientos tóxicos en cualquier ambiente y no fomentan una visión positiva.

En este artículo haremos énfasis en actitudes buenas y cualidades positivas que te abrirán las puertas como inmigrante.

 

 

Amabilidad

Aunque no todos los países son muy receptivos con los saludos de extraños, si estás acostumbrado a hacerlo no tienes que eliminarlo de tus costumbres. Pedir permiso, decir “por favor” e incluso disculparte cuando te equivocas son palabras que siempre serán bien recibidas y dicen mucho sobre tu crianza.

Si emigraste a un país donde la gente es cálida y amable, sumarle un “Buenos días” o “Buenas noches” cada vez que llegas a un lugar no incomodará. Recuerda, es probable que muchos no te contesten, pero habrá quienes se contagien con tu ejemplo.

Lo fundamental es dejar en claro tu educación y la actitud que tienes ante la circunstancias que se te presentan, sin importar lo complicadas que parezcan. Inmigrantes en Madrid explica que una diferencia entre aquellos que obtienen el éxito y quienes no logran concretarlo, es la manera en que enfrentan las adversidades.

Para lograrlo, es indispensable ser humilde, es decir, saber que empezarás desde cero y probablemente tendrás que forjarte un trayecto en trabajos distintos a los que estás acostumbrado.

De esta forma, el proceso de adaptación será menos complicado. Cuando tu premisa es agradecer las oportunidades, tratar siempre cordialmente a los otros y aprender de las experiencias.

 

Perseverancia

Hay muchas definiciones sobre la perseverancia, pero todos coinciden en que es la capacidad de insistir en algo en lo que crees pese a que el panorama no luzca a tu favor. Al emigrar, esta es una cualidad que debes reforzar porque la experiencia en sí es una prueba constante a tu disciplina. Es indispensable, sobre todo, si te marchaste para iniciar un emprendimiento.

Cuando te mudas a otro país, lo haces lleno de ilusiones y expectativas. La clave para no desistir es entender que no tienes que atarte a ellas y que en el transcurso habrá cambios buenos y malos, esas situaciones te servirán de motivación.

En caso de que unos de tus objetivos sea emprender, es necesario estar al tanto de que todo comienzo implica riesgos ¿sabrás lidiar con ellas? Guía para Emprender expresa que son varios los que renuncian a sus proyectos y la diferencia la hacen quienes optan por levantarse y ser constantes hasta alcanzar sus metas.

La perseverancia es una virtud valiosa que no es sencillo ponerla en práctica, pero cuando lo logras, los cambios son inmediatos. En tu nueva vida sin duda será imprescindible, debido a que no faltarán las ocasiones en las que quieras tirar la toalla. Sin embargo, si estás seguro de hacia dónde quieres ir, retomarás tu camino poco a poco.

 

Flexibilidad

La flexibilidad para el inmigrante es la capacidad que tiene de adaptarse a diferentes entornos y situaciones. Para algunos es difícil, más cuando estuvieron en un mismo trabajo durante años o están temerosos de salir de la zona de confort.

Es la actitud que te permitirá comprender con mayor énfasis los cambios que irán aconteciendo en tu vida diaria y más adelante podrás aceptar los nuevos cambios con madurez. Diario Las Américas explica que con ella tenemos la facultad de rectificar si alguien nos demuestra que estamos equivocados.

Además, la flexibilidad está conectada a los cambios que vivirás en el transcurso del proyecto de vida que has elaborado, los métodos para conseguir tus objetivos podrán variar y está en ti poseer una mentalidad abierta para no frustrarte si las cosas no salen como te lo esperabas.

Es fundamental que si no estás acostumbrado a algo diferente a tu rutina, intentes probar nueva comida, conocer nuevos lugares o gente antes de emigrar. De esta forma, irás ensayando tus reacciones.

Una de las razones por la que los empleadores se interesan en inmigrantes es porque aprenden a ser conciliadores, a dialogar con efectividad y por su capacidad de ajustarse a un nuevo ambiente.

Hay quienes creen que ser flexible es un indicio de debilidad. Sin embargo, ser terco e insistente, a veces sin motivo, solo desata conflictos y te vuelve incapaz de escuchar las sugerencias de otros. Si quieres evolucionar y sacar lo mejor de ti, anímate a enriquecer tu punto de vista.

 

Ser inmigrante es reflejar la mejor parte de tu país de origen y tu gente. Demuestra esas cualidades que marcan la diferencia y que has llegado a ese nuevo país para aportar cosas buenas a la comunidad. Recuerda que en Salir del País queremos ayudarte a reforzar tu visión positiva, la cual te ayudará a alcanzar el éxito que tanto anhelas.

publicidad_blog_entries publicidad_blog_entries

Contenido Relacionado