Irse al extranjero: ¿Cómo saber si es la decisión correcta?

Tomar la decisión de irse al extranjero es un proceso muy personal que debes asumir con responsabilidad. Antes de emprender el viaje, es fundamental que identifiques las razones que te impulsan a hacerlo y si realmente son lo suficientemente fuertes para abandonar lo que has construido y empezar desde cero.

Es normal que al principio surjan muchas preguntas y sientas miedo. Sin embargo, una vez que hayas evaluado aspectos muy básicos en relación con las expectativas y tu situación actual, será sencillo conocer cuál es el próximo paso.

¿Qué debes considerar antes de marcharte? Te presentamos cuatro puntos indispensables en todo plan migratorio.

 

Tomar la decisión de irse al extranjero es un proceso muy personal que debes asumir con responsabilidad. Antes de emprender el viaje, es fundamental que identifiques las razones que te impulsan a hacerlo y si realmente son lo suficientemente fuertes para abandonar lo que has construido y empezar desde cero.

 

Planes a futuro

No hay que subestimar tus planes a futuros y dejarlos en segundo plano. Muchas veces tus objetivos personales o profesionales serán los que te darán esa motivación en los momentos de nostalgia o dificultad en otro país.

A veces te sientes desmotivado o estancado, y puede que haya otro lugar que te ofrezca lo que tanto buscas. Hay países que te ofrecen facilidades para invertir, estudiar o encontrar trabajo. Si cualquiera de estos puntos se ajustan a tus propósitos, tomar las maletas y establecerte en otro lugar son buenas opciones.

Es necesario también ser realista. Los emigrantes afrontan circunstancias difíciles como lidiar con una nueva cultura, idioma (en algunos casos) y estar lejos de sus seres queridos. Entonces, pregúntate: ¿Cuáles son los beneficios de mudarme? ¿Superaré los obstáculos? ¿Hago bien con este cambio?

Aunque no hay que hacer una planificación estricta porque te desilusionarás, no está mal tener un plan B.

 

Situación de vida actual

La calidad de vida es un factor que debería ser parte de una cotidianidad, aunque para algunas personas esto no se ajusta a la realidad. La inseguridad, inflación, los elevados costos de vida son solo algunos de los motivos suficientemente fuertes para moverte de donde estás.

Recuerda que el objetivo a perseguir no debe ser el dinero, sino garantizar condiciones que te permitan crecer y obtener las recompensas sobre la base de tu esfuerzo.

Esta es quizá una de las razones por la que más gente se moviliza a otros lugares. A veces es agotador insistir en cambiar una situación que se sale de nuestro control, por lo que empezar un proyecto en un sitio que te permite crecer no debe ser descartado.

Si estás en la capacidad de ahorrar lo que necesitarás, pon todas tus ganas para concretarlo. Como siempre lo decimos, tu principal objetivo debe ser emigrar responsablemente, con dinero suficiente y las facilidades para legalizarte.

No es sano vivir con miedo ni rezando para que el dinero te alcance aunque trabajas demasiado. Así que si con el cambio pretendes dejar de sentirte agobiado, es posible que estés en el camino correcto.

 

Empleo o estudio

Son muchos los que sueñan con tener una experiencia internacional, pero puede que si recibes la oportunidad al principio tengas dudas sobre alejarte de tu familia o el sitio donde creciste.

Trabajar o estudiar en el extranjero es la manera ideal de conocer nuevas culturas y cambiar tu perspectiva del mundo. Además, es un impulso más en tu crecimiento laboral y te hará un candidato más competitivo para futuros empleos.

En el caso de que tu intención sea continuar tu educación, estar en contacto con una manera diferente de enseñanza te proporcionará un conjunto de herramientas que serán de utilidad en tu desempeño profesional. Cuando estés en contacto con otro idioma, también te ayudará a mejorar tu comprensión oral y escrita.

Por otro lado, cuando tu objetivo sea incorporarte a un grupo de trabajo tendrás la alternativa de crear una red de contactos que puede ser de utilidad aun si decides regresar a tu país de origen.

Universia explica que una ventaja es que aprenderás a adaptarte. De esta manera, entenderás cómo ser flexible, ágil y compasivo. Además, los empleadores valoran a quienes hayan logrado laborar en otra nación porque son capaces de comprender los cambios y no se frustran por ellos.

 

Falta de oportunidades

Este punto está relacionado con el tema de tu situación presente, pero enfocado hacia la necesidad de proyectarte profesionalmente. Hay ocasiones en las que inviertes en formarte y simplemente nadie te da tu primera oportunidad o pretenden hacerte trabajar excesivamente por un sueldo inapropiado.

En principio, cuando buscas una pasantía, puede ser aceptable. Sin embargo, si esta situación persiste es probable que haya otras naciones interesadas en alguien con un perfil similar al tuyo.

Bajos salarios, ambientes laborales tóxicos o falta de motivación son algunos de los factores que debes analizar. A veces un cambio de ambiente ya sea por un tiempo o de forma permanente es fundamental para determinar si estamos en el camino que deseamos.

El tema se ha convertido en prioridad para algunos gobiernos, debido a que el desempleo juvenil se ha acrecentado en los últimos años. Sobre este tema, el diario español El Mundo escribió “El paro es un drama que frustra expectativas, proyectos vitales en personas que, curiosamente, en su conjunto, están mejor preparadas que nunca en nuestra historia reciente”.

Esta situación lleva a la frustración y desesperación de quienes no consiguen cómo llevar a la práctica los conocimientos que adquirieron. Si es tu caso, prueba establecer un plazo para continuar tu búsqueda en tu localidad y dependiendo de la respuesta, replantea tu estrategia en otro lugar.

 

Ten presente que hay varias naciones que siempre disponen de listas en profesiones específicas para captar extranjeros. No pierdas la oportunidad de postularte.

publicidad_blog_entries publicidad_blog_entries

Contenido Relacionado