Lo que debes saber para emigrar a Nueva Zelanda

Emigrar a Nueva Zelanda se ha convertido en una opción para quienes buscan seguridad, calidad de vida y continuar su crecimiento como profesional mientras aprenden otro idioma. Su sistema se ha convertido en un ejemplo para el resto del mundo, porque ha logrado garantizar el bienestar de sus residentes.

Adicionalmente, es un país que recibe a extranjeros calificados y les proporciona los recursos necesarios para legalizarse en su territorio y concretar sus metas. Puede que nunca hayas considerado esta opción si estás en planes de emigrar, pero en este artículo te compartiremos varios beneficios que te ayudarán a evaluar aspectos que no habías visto.

 

Calidad de vida

Nueva Zelanda es una nación con una economía y situación política estable. No es de extrañar que cada año se encuentre entre los primeros diez lugares de los ranking de calidad de vida, felicidad y paz.

Este 2017, la consultora Mercer realizó su análisis sobre los índices de calidad de vida a escala mundial y dos ciudades neozelandesas figuraron en él: Auckland (3) y Wellington (15). El mérito lo obtuvieron por los resultados positivos obtenidos en el ámbito político y social, servicios públicos y de transporte.

Para quienes desean tranquilidad al caminar por la calle, es el lugar perfecto. De hecho, su policía goza de una reputación respetable y son muy pocos los hechos violentos que ocurren, por lo que los funcionarios no portan armas, según reseña BBC Mundo.

No tendrás demasiadas preocupaciones si quieres dar un paseo al aire libre o disfrutar de los hermosos paisajes que tiene para ofrecer. Esa es una de las grandes ventajas que la convierten en una elección muy agradable: su seguridad.

Pero también, posee políticas muy rigurosas para mantener la prosperidad económica y la rendición de cuentas en las instituciones gubernamentales. Desde 2002 su inflación anual se conserva en una banda de 1% y 3%, lo cual evita que ocurran cambios drásticos en los precios.

Y si tu objetivo para emigrar es cambiar de empleo y te inquieta cómo es el mercado, Nueva Zelanda es sinónimo de oportunidades siempre que cuentes con los permisos correspondientes para ejercer.

Los indicadores de la Organización para la cooperación económica y el desarrollo estiman que el 74% de los residentes con edades de 15 a 64 años tienen un empleo remunerado. Tener un buen nivel educativo y de competencias es indispensable para lograrlo.

 

Estudiar y trabajar

Aunque para ingresar al territorio es necesario que demuestres respaldo financiero —el cual variará dependiendo del tiempo de tu estadía— existe la posibilidad de estudiar y trabajar.  Cuando tu plan es permanecer por un tiempo superior a 3 meses por estos motivos, eres elegible a una visa estudiantil que te permitirá optar a un empleo de medio tiempo.

Este permiso ofrece ventajas para los extranjeros calificados. Una de ellas es que la puedes solicitar en cualquier momento que desees y no existe un número limitado de aprobaciones.

En el proceso se le exige a los candidatos que consignen la inscripción en una institución y la evidencia de que cuenta con los fondos suficientes para su manutención, así como las cuotas exigidas por la institución.

En el caso de que desees postularte, es necesario que tu estudios sean a tiempo completo, lo cual te autorizará a trabajar hasta 20 horas por semana o turnos largos durante vacaciones. Todo dependerá de las condiciones que fije tu visa.

Cabe destacar, que es probable que te impidan la entrada al país si las circunstancias cambian desde el momento que te concedieron el visado o cuando no demuestres cualquiera de los requisitos que te exigieron para la emisión.

 

Demanda de profesionales

Una de las razones por la que Nueva Zelanda se ha fijado en el radar de varios emigrantes es por su política para profesionales que les permite llegar con una visa específica para ejercer.  

Para filtrar a quienes deseen postularse, la Dirección de Inmigración cuenta con varias listas y cada una delimita los criterios para ser seleccionado, entre los que se encuentran edad, sectores y experiencia. Cada una de ellas está vinculada con un tipo de visado.

Si tu ocupación está publicada en alguna de ellas, puedes dar el próximo paso. Para obtenerlas es importante tener una oferta laboral, lo que te facilitará los trámites por razones de trabajo o residencia siempre que esté entre las profesiones demandadas.

Las listas son de escasez en habilidades a largo plazo, inmediatas, en la región de Canterbury y una genérica en ocupaciones especializadas (está sujeto a condiciones). Esta última te permite acceder al permiso de residente bajo la categoría de migrante calificado.

Entre la variedad de opciones, seguro encontrarás una que se adapte a tu perfil y que te permita contar con los beneficios de un empleado.

 

Facilidades para aprender inglés

El sistema educativo de Nueva Zelanda es de calidad y cuenta con matrículas accesibles. Pero su oferta en cursos de inglés la convierte en un destino atractivo para quienes desean mejorar sus habilidades en el idioma.

Si tu objetivo es trabajar, es indispensable que domines el idioma porque es una exigencia para cualquier permiso que sea de tu interés.

En caso de que desees capacitarte antes de tomar la decisión, es el lugar idóneo para adentrarse en el lenguaje. El Blog de Idioma lo recomienda por su ritmo de vida, debido a que es una mezcla entre la modernidad de sus urbes principales y la tranquilidad de sus paisajes.

Sus instituciones y empresas ofrecen cursos para todo tipo de profesionales, de acuerdo con las funciones inherentes a su cargo. Así será sencillo encontrar un programa de negocios o asesorías para presentar los exámenes que avalen tu dominio (IELTS) que son exigidos por las autoridades.

Hay múltiples centros educativos para extranjeros con diferentes precios. Institutos exclusivos para ellos, escuelas privadas o clases en las universidades de Nueva Zelanda certificadas para la enseñanza de inglés.

 

Convivir con extranjeros

Como habrás notado en los puntos de este artículo, Nueva Zelanda es una nación abierta a recibir inmigrantes, por lo que sus comunidades son procedentes de una numerosa cantidad de lugares que no puedes imaginar.

Pese a que para muchos parece un lugar aislado del resto del mundo, lo cierto es que está adaptado a la diversidad y los residentes conviven muy bien con ellos. Me Quiero Ir precisa que en sus valores prevalece el respeto por la igualdad, la libertad y la democracia.

Los ciudadanos son muy amigables, entusiastas y saben ofrecer un trato cordial a los extranjeros. El sitio web de Nueva Zelanda cuenta que un dato curioso es que el saludo es un apretón de manos y, cuando hay más confianza, un abrazo o un beso, es también una alternativa.

Son abiertos a entablar amistades, por lo que no debes tener vergüenza si tienes dificultades al expresarte.

La interacción con otras culturas es un punto a favor para obtener experiencias y aprendizajes novedosos. En las universidades, tienes la posibilidad de inscribirte en actividades que te ofrezcan la oportunidad de relacionarte con tus compañeros y conocerlos.

Mantén una buena actitud para que recibas el mismo trato cordial que se acostumbra en cada rincón de ese país. Lo mejor que puedes transmitir como inmigrante es dejar claro cuáles son los valores que aportarás con tu llegada.

 

Emigrar a Nueva Zelanda no es un proceso complicado cuando estás al tanto de los visados correspondientes y los beneficios que obtendrás. ¿Quieres más información sobre los pasos para estudiar o trabajar? Escríbenos, en Salir del País estamos dispuestos a ayudarte en los trámites que necesites para lograr tu objetivo.

publicidad_blog_entries publicidad_blog_entries

Contenido Relacionado