Lo que necesitas saber sobre la residencia por arraigo en España

La residencia por arraigo permite a aquellos extranjeros que se encuentren en situación irregular cambiar su estatus demostrando vínculos con España, divididos en tres clasificaciones. Para ello, se debe reunir una serie de criterios establecidos por inmigración y comprobar que no se ha incurrido en delitos durante la estancia.

Sobre este tipo de legalización han surgido algunos mitos relacionados con aquellos que no son ciudadanos europeos ¿realmente por el arraigo obtienes la nacionalidad española? ¿es una opción para establecerme en país si ninguno de mis familiares nació allí? A continuación te respondemos estas y más interrogantes.

 

¿Qué es la residencia por arraigo?

Residencia por arraigo en España permite a los extranjeros demostrar vínculos con el país, divididos en tres clasificaciones. Permitiendo al individuo tener una residencia temporal

El arraigo es una autorización de residencia temporal por circunstancias excepcionales, destinado a ciudadanos extranjeros que se hallen en España y tengan nexos familiares en el país o estén integrados socialmente.

Una ventaja con respecto a otras naciones europeas es que, si cumples con los requisitos, puedes tramitarlo sin necesidad de retornar a tu lugar de origen.

 

¿Cuáles son los tipos de arraigo?

El Portal de Inmigración de España establece tres clasificaciones: arraigo laboral; social y familiar.

Arraigo laboral. Califican aquellos que han permanecido en España al menos dos años y pueden demostrar una relación laboral de duración no inferior a seis meses.

Arraigo social. Para quienes tienen al menos tres años en España, cuentan con un contrato de trabajo, acredite vínculos familiares con otros extranjeros residentes o presente un informe de inserción social.

Arraigo familiar. Si es hijo de padre o madre originariamente españoles o sean padre o madre de un menor de nacionalidad española.

 

¿Qué requisitos debo reunir en cada uno de los casos? ¿Cuáles son los documentos necesarios?

 

Arraigo laboral:

Para ser elegible, tienes que carecer de antecedentes penales en España o en el extranjero; no tener prohibida la entrada en España o países con los que tenga convenio; no ser ciudadano europeo; haber permanecido en el territorio por un mínimo de dos años y acreditar una relación laboral.

Es importante destacar que los estudiantes con becas o que se unen a programas en los cuales firman un compromiso de retorno a sus naciones, no optan a este beneficio.

La entrega de los documentos se efectúa en la Oficina de Extranjería ubicada cerca de  tu domicilio. Antes de asistir, es indispensable que hayan sido legalizados en el consulado de España en el país donde se emitieron o cuente con la Apostilla de la Haya. Si están en un idioma diferente al local, será necesario traducirlos.

Recaudos a presentar (Original y copia):

  • Llenar e imprimir dos copias de la solicitud EX–10
  • Copia del pasaporte, título de viaje o cédula de inscripción con vigencia mínima de cuatro meses
  • Documentos que respalden la permanencia continuada en España. Deberán contener los datos de identificación y, de preferencia, haber sido emitida o registrada por una Administración Pública española.

Ejemplos de algunos de ellos: Acreditaciones de hospitalizaciones, consultas en médicos de sanidad pública, o documentación municipal o estatal que justifique la presencia en el territorio.

  • Antecedentes penales de los países en los que haya residido durante los últimos 5 años antes de entrar a España
  • Evidencia de vinculación laboral como resolución judicial o acta de conciliación en vía judicial que la reconozca, o resolución administrativa confirmatoria del acta de infracción de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que la acredite

Arraigo social:

En este caso, los requisitos para postularte son los mismos que en el arraigo laboral, con la excepción de que el plazo mínimo de estancia en España es de tres años y las ausencias fuera de territorio no tienen que haber excedido los 120 días.

Adicionalmente, debes demostrar vínculos familiares; consignar un informe de inserción social o contar con un contrato de trabajo con tu firma y la del empleador para un periodo no inferior a un año.

Recaudos a presentar (Original y copia):

Aparte de los mencionados con anterioridad en el aspecto laboral, es fundamental entregar:

  • Documentación que acredite vínculos familiares (certificado de matrimonio o del registro de parejas, certificado de nacimiento u otros documentos), o informe de inserción social emitido por la Comunidad Autónoma de tu lugar de domicilio

Nota: En el sitio web del servicio de inmigración encontrarás más detalles sobre el informe de arraigo. Descarga este ejemplo para que te guíes en tu solicitud.

  • Contrato de trabajo, acompañada de la copia del N.I.F. (número de identificación fiscal); de las escrituras de la empresa; de la capacitación y la cualificación profesional legalmente exigida para el ejercicio de la profesión, así como una certificación de que la empresa garantiza la solvencia necesaria
  • Descripción de la actividad que realizará

De no presentar un contrato de empleo, el informe de inserción social lo eximirá de este recaudo si demuestra que cuenta con los medios económicos suficientes. Para ello necesita:

  • Documentación que acredite tener medios de vida suficientes para su manutención
  • Acreditación de que se cuenta con inversión económica suficiente, o compromiso de apoyo por parte de instituciones financieras u otras
  • Proyecto de establecimiento o actividad a realizar, con indicación de la inversión prevista, su rentabilidad esperada y, en su caso, puestos de trabajo cuya creación se prevea

Para conocer más especificaciones sobre los requisitos cuando se realice una actividad por cuenta propia, haga click aquí.

 

Arraigo familiar

Los aspirantes al arraigo familiar deberán ser padre o madre de un menor de nacionalidad española, o hijo de padre o madre españoles.

Las otras condiciones exigidas coinciden con el arraigo familiar y laboral, con la diferencia de que no necesitas probar que has vivido un tiempo determinado en España.

Además del formulario (EX–10), la copia del pasaporte y antecedentes penales se pedirá:

  • Certificado de nacimiento del menor de nacionalidad española en el que conste el vínculo familiar y la nacionalidad del menor de edad (cuando sea el padre o madre quien lo solicite)
  • Certificado de nacimiento del solicitante y del padre o madre de origen español emitido por el Registro Civil que sustente esa información (cuando sea el hijo)

 

¿Cómo es el procedimiento?

La persona o su representante legal acudirán a la Oficina de Extranjería más cercana a su residencia y, luego de admitirse el trámite, tendrá que abonar en un máximo de diez días hábiles la tasa de residencia temporal por circunstancias excepcionales (36,78 euros).

Posteriormente, hay que esperar durante 3 meses una respuesta a la solicitud. Si no se recibe notificación, es probable que se desestimó. En algunas circunstancias no se realiza la notificación, pero se publica en el Tablón Edictal Único. Revisa cuidadosamente la información suministrada por esa vía.

Al aprobarse el trámite, el siguiente paso es solicitar personalmente la Tarjeta de Identidad de Extranjero en el plazo de un mes.

¿Cuál es vigencia de los tres tipos de arraigo? ¿Me permitirá nacionalizarme?

La autorización de residencia temporal posee una vigencia de un año, la misma que tendrá tu Tarjeta de Identidad de Extranjero (TIE), y te permitirá trabajar en ese período (excepto a los menores de edad). La TIE se tramita en un máximo de un mes luego de haber sido concedido el arraigo.

Al culminar este lapso es posible solicitar una autorización de residencia o una autorización de residencia y trabajo, solo si se mantienen las condiciones que justificaron la emisión de este permiso.

De acuerdo con la abogada Beatriz Murillo, al renovar la tarjeta de residencia y trabajo el próximo plazo de vigencia de este documento será de dos años; el siguiente proceso también te legalizará por dos años y después tendrá una duración de 5 años.

El Ministerio de Justicia de España establece que la nacionalidad por residencia se obtiene al que haya residido en el país por 10 años de forma legal, contados desde que regularizó su situación como en los casos explicados en este artículo. Las excepciones a este punto las encuentras en su sitio web.

 

¿Cuáles son los beneficios del arraigo?

Al concederte el arraigo, obtienes inmediatamente beneficios, incluyendo la posibilidad de viajar sin preocuparte por el número de días. La empresa de abogados Tramitex enumera alguno de ellos:

Podrás trabajar legalmente, el siguiente paso es el trámite de la residencia o de la residencia y trabajo —las cuales te permiten trabajar con un contrato o de forma independiente—; salir de España cuantas veces desees y regresar.

La residencia por arraigo es un proceso extenso, pero que, si lo llevas a cabo con paciencia, te concederá beneficios en tu estancia y en el trayecto hacia tu nacionalidad. Investiga qué documentos adicionales requieres y recuerda apostillarlos o legalizarlos antes de viajar. ¿Quieres saber más sobre los trámites en España? Déjanos tu comentario.  

Contenido Relacionado