Cómo sobrellevar la nostalgia cuando emigras

Al llegar a un nuevo país, inmediatamente sientes emoción y alegría por haber materializado uno de los propósitos que te habías planteado. Sin embargo, es cuestión de tiempo para que empieces a extrañar algunas cosas de tu lugar de origen, sus costumbres o a tus seres queridos.

Para quienes experimentan esa sensación de nostalgia por primera vez y no saben cómo lidiar con ella, acá te ofrecemos una serie de recomendaciones para que puedas continuar tu jornada y no te dejes llevar por el desánimo:

Ocupa tu mente

Si tienes mucho tiempo y empiezas a añorar cosas de tu antigua ciudad, busca una actividad recreativa o educativa que siempre te haya interesado pero que no habías podido concretar anteriormente. No se trata de evadir tus sentimientos, sino de convertirlo en una motivación para hacer algo productivo.

Evita sobrecargarte de trabajo pues solo prolongarás esa emoción y ocasionarás daños en tu salud a largo plazo. En su lugar, busca establecer una rutina diaria, en la que incluyas algún hobby, explica el portal Cohen y Aguirre, especializado en emigración.

Un curso de idiomas o tareas en grupo en las que interactúes con otras personas, son algunas opciones que te permitirán formar nuevas amistades, aconseja el sitio web Mundo Psicólogos.

Acepta los aspectos positivos

La nostalgia puede ocasionar que distorsiones tu realidad e intentes convencerte que todo eso que dejaste atrás supera a tu presente. Recuerda siempre el motivo por el que decidiste emigrar y de ser necesario escríbelo en un papel y léelo cuando te sientas triste.

Salir de tu zona de confort tiene muchos beneficios y está en ti reconocerlos. Intenta adaptarte, conoce detalles sobre una nueva cultura y mantente abierto a aprender un nuevo idioma. Recuerda que eso no significa cambiar tu identidad, sino enriquecer la perspectiva que tienes del mundo, como indican en el sitio web Psicología en la Red.

Este sitio web sugiere no idealizar el pasado, debido a que limitará el contacto con tu nueva realidad.

Dedícate a explorar tu nuevo entorno, a recorrer sus calles y a conocer diferentes locales, así lograrás aminorar un poco esa percepción de echar de menos tu país de origen.

Mantén contacto con tu familia o amigos

Cuando te sientas desconsolado, cansado o desmotivado siempre podrás compartir con tus seres queridos esa emoción por medio de llamadas, correos o mensajes. Aunque se encuentren a cientos de kilómetros, mantener el contacto fortalecerá el vínculo que tienen, los harás sentir especial y te dará la fuerza para afrontar los nuevos retos, indica Cohen y Aguirre.

No escondas tu nostalgia con ellos porque puedes terminar frustrado. Establece un equilibrio y cuéntales que los extrañas, pero también resalta los aspectos positivos y enseñanzas que has obtenido, afirma Mundo Psicólogos.

Si estás viviendo el proceso con tu pareja o un amigo, recuerda que se tienen el uno al otro como respaldo en los momentos más difíciles. Organicen sus tiempos para ver una película en casa o cocinar, de esa forma tendrán un rato distinto.

Sé flexible

Aunque la nostalgia te invada cuando algo no sale como esperabas, debes reconocer el fracaso y entenderlo como un aprendizaje. Si debes empezar por algún trabajo fuera de tu área profesional, ten en cuenta que será solo una forma para lograr un propósito específico (ahorrar u ocupar tu tiempo) y acepta la situación como algo temporal.

Para ello, debes tener una mente abierta a los cambios, dejar de lado algunas creencias y aprovechar esta nueva etapa en tu vida. Tu actitud es indispensable para sobrellevar esa fase de transición mientras continúas en la búsqueda de oportunidades que acerquen a las metas que tenías en tu lista.

Al no aferrarte a viejos paradigmas, disfrutarás más la experiencia y se te hará más fácil cada fase mientras te armonizas con tu entorno.

El proceso de adaptación a un nuevo país no es fácil. No dejes que la nostalgia frene los sueños que te llevaron hacia ese nuevo destino y toma cada de unas de las vivencias, buenas y malas, como una lección para el futuro. Recuerda suscribirte a la lista de correos de Salir del País, donde estamos para acompañarte en cada paso.

publicidad_blog_entries publicidad_blog_entries

Contenido Relacionado