Trámites para residir legalmente en países de la Unión Europea

Para residir en países de la Unión Europea, no basta con tener un pasaporte que te acredite como ciudadano de la comunidad. Dependiendo de los planes que tengas al establecerte, tendrás que llevar a cabo una serie de trámites con el propósito de regularizar tu situación legal en el territorio.

Si bien aquellos que provengan de una nación europea cuentan con facilidades, es fundamental cumplir una normativa para gozar de esos derechos. Por ello, te guiaremos en las gestiones necesarias cuando dispones de la documentación, elegiste el lugar y solo te falta sabe cómo proceder al llegar.

 

 

Estancia menor a tres meses

Con una permanencia tan corta, lo único que requerirás es un documento nacional de identidad o pasaporte vigente. Sin embargo, algunos países te pedirán que notifiques tu presencia porque, de lo contrario, pueden imponerte una sanción.

El sitio web oficial de la Unión Europea te ofrece un buscador para que conozcas las exigencias de cada miembro de la UE*. Por ejemplo, en España comunicar tu ingreso no es un requisito ni efectuar ningún tipo de registro.

En otro caso como Alemania, si te mudas a un apartamento o una casa por un máximo de 3 meses, tampoco existe obligación. Cuando algún integrante de tu familia no sea ciudadano europeo, se le solicitará el pasaporte y, de acuerdo con la nacionalidad, una visa.

Aquellos que les corresponde realizar el proceso deben acudir a las autoridades competentes, las cuales pueden ser ayuntamientos, dirección de migraciones en la capital o en las regiones. En Austria, no hacerlo es un delito. Al rentar una residencia, es imprescindible informarlo al ente municipal.

Este procedimiento es muy distinto a registrarte, que sí se exige cuando tienes en mente emigrar, pero ya te lo explicaremos a continuación.

 

Inscribirte como residente

En las estancias superiores a tres meses, necesitarás inscribirte como residente. Cabe destacar que esto en un derecho en los límites de la Unión Europea cuando estás trabajando en uno de sus países.

La finalidad del trámite es demostrar que trabajas allí y obtener un documento que ratifique tus derechos a establecerte. Una vez que transcurran los 90 días, tendrás que asistir al organismo encargado de las gestiones  (Comisarías, registros centrales, entre otros) con una lista de recaudos que se adapten a las condiciones impuestas.

Además de tu pasaporte, en líneas generales los documentos son:

-Certificado de trabajo o confirmación de la contratación en la empresa (motivos laborales)

-Justificante de la condición de autónomo (trabajadores autónomos)

-Justificante de estar cubierto por un seguro médico completo (pensionados)

-Prueba de ingresos suficientes para vivir sin necesitar ayudas económicas: los recursos pueden ser de cualquier procedencia (pensionados)

-Certificado de matrícula en un centro educativo reconocido (estudiantes)

-Justificante de estar cubierto por un seguro médico completo (estudiantes)

-Declaración de disponer de recursos suficientes para vivir sin necesitar ayudas económicas: los recursos pueden ser de cualquier procedencia (estudiantes)

Cuando consignes lo requerido, se emitirá inmediatamente un certificado de registro. Esta acreditación avala tu derecho a establecerte en el país y regirá siempre que se mantengan las circunstancias que justificaron su obtención (un máximo de cinco años). Posteriormente, te acercará a la residencia permanente o una tarjeta de residencia permanente.

 

Residencia permanente

La residencia permanente se adquiere cuando cumples los cinco años seguidos viviendo en el mismo sitio. Es posible perder este beneficio cuando has permanecido fuera del país durante más de dos años consecutivos.

A diferencia del certificado de registro, el documento de residencia permanente no es obligatorio pero es útil en el caso de que debas efectuar trámites administrativos. En el proceso es indispensable comprobar tu plazo de estadía, por medio de documentos que certifiquen sobre la base de qué criterios lo hiciste (estudios, empleo, trabajador autónomo, etc).

Tus solicitud tendrás que apoyarla con:

-Un certificado de registro válido expedido a tu llegada al país

-Pruebas de estar viviendo en el país, como facturas o contratos de alquiler

-Documentos, como nóminas, extractos bancarios, declaraciones de impuestos, que demuestren que has trabajado (por cuenta ajena o propia), has estudiado, eres autosuficiente o estás buscando trabajo.

El período de expedición y el costo de la residencia permanente dependerá de cada nación. Desde ese momento, es posible renovarlo sin condiciones, ni requisitos y estás autorizado a quedarte indefinidamente.

Algunos inmigrantes pueden pedirla antes de cumplir los 5 años. Los ciudadanos que califican para ello son:

-Los jubilados que han trabajado en el país de acogida durante el último año o vivido allí tres años seguidos

-Aquellos que dejaron de trabajar por incapacidad y han vivido allí dos años seguidos

-Los que dejaron de trabajar por incapacidad debido a un accidente de trabajo o enfermedad laboral; en este caso, tienen derecho a permanecer en el país con independencia del tiempo que vivieron en él antes del accidente o enfermedad

-Los que empezaron a laborar en otro país de la UE como trabajador transfronterizo (vuelven al lugar de residencia al menos una vez a la semana) pero han trabajado antes en el país donde quieres obtener la residencia permanente durante tres años seguidos.

 

Familiares de ciudadanos europeos

Cuando te trasladas a una nación integrante de la Unión Europea con la documentación que te acredita como ciudadano, los familiares europeos a tu cargo pueden beneficiarse de tu estatus. El procedimiento es similar a las etapas que te mencionamos anteriormente, lo único que varía es que tendrán que corroborar el vínculo que mantienen contigo.

Para la emisión del certificado de registro, deben entregar:

-Pasaporte o documento de identidad

-Certificado de registro del titular (en este caso, el tuyo)

-Pruebas de los nexos familiares:

  • Hijos y nietos: prueba de que son menores de 21 años o dependen de ti
  • Padres y abuelos: prueba de que dependen de ti
  • Otros familiares: justificante de su relación de dependencia contigo o de los motivos médicos graves por los que debes ocuparte personalmente de ellos
  • Parejas de hecho: prueba de la existencia de una relación prolongada o estable contigo

Cuando tus parientes no son ciudadanos de la Unión Europea, los recaudos son los mismos, pero el certificado no se emite inmediatamente, sino que la decisión se toma en un plazo de seis meses. Mientras se conoce el resultado, no se puede expulsar a tus familiares aun si su visado caduca.

De recibir una respuesta afirmativa, seguramente la tarjeta de residencia no tendrá costo. En caso contrario, se te comunicará por escrito los motivos, las consecuencias y las alternativas de una apelación.

Para solicitar la tarjeta de residencia permanente, el procedimiento se fundamenta en los mismo criterios: Demostrar el tiempo que han estado radicados en el territorio.

 

Los países de la Unión Europea se caracterizan por tener procedimientos amigables y sencillos para sus ciudadanos. Procura emigrar con los documentos que respalden tu procedencia y seguir los parámetros legales. Si Europa está en tus planes, contáctanos y te compartiremos información sobre los trámites de cada país.

Fuente: *Información obtenida del sitio web de la UE

publicidad_blog_entries publicidad_blog_entries

Contenido Relacionado