Cómo utilizar correctamente las capas de ropa en invierno

Utilizar capas de ropa en invierno es el mecanismo adecuado para combatir el frío, debido a que ayuda a preservar nuestro calor corporal. Aquellos que nunca han sobrellevado inviernos fuertes en ocasiones desconocen que no basta con escoger un buen abrigo, sino en la forma en que los combinas con otras piezas de ropa.

Cada atuendo dependerá de las condiciones del sitio donde residas ¿el invierno es muy húmedo?¿Hay mucho viento? Son algunas de las interrogantes que debes responder antes de elegir qué llevarás durante la temporada.

Si estás interesado en practicar montañismo u otras actividades en la que estés más expuesto a bajas temperaturas es fundamental que conozcas esta técnica para que consigas lidiar con ello sin problemas. En este artículo te explicamos con detalles en qué consiste cada una de las capas.

 

Primera capa

La primera capa o caba base es la que está en contacto con la piel y su propósito es ayudar a drenar la humedad (producida por la transpiración) y lograr que nos mantengamos secos. Por ello, es indispensable que evacúe el sudor y retenga el calor;  sea permeable al aire; agradable al tacto y fácil de lavar.

Generalmente, está fabricada de materiales sintéticos o lana de nueva generación porque son ligeras, no acumulan malos olores y son económicas. La revista Oxígeno explica que entre los componentes más utilizados en la confección son polipropileno, poliéster, poliamida, lana merino y la elastán o lycra.

El polipropileno es el que seca con mayor rapidez, debido a su facilidad de transportar la humedad. Esta cualidad es similar a la del poliéster.

Por su parte, la poliamida tiene ventajas por su suavidad, elasticidad, aunque seca lento. En el caso de la lana merino posee buena transpiración pero tarda en secar, mientras que el elastán o lycra garantiza el ajuste y movilidad, pero coincide en la desventaja con poliamida y la lana merino.

Es importante que sea larga, ceñida y, de ser posible, tenga un cierre en el pecho para permitir un mejor control de la temperatura corporal. En esta capa se incluyen las camisetas interiores, mallas y guantes térmicos

De acuerdo con Arista Sur, a la hora de comprar encontrarás prendas de distintos grosores y debes tener en cuenta la temperatura que enfrentarás o la actividad que realizarás, es decir, si estarás estático o en movimiento constante.

En la etiqueta podrás averiguar cuál es el tejido utilizado o los porcentajes de su composición (pueden ser uno o más). Recuerda probártela antes de pagar, debido a que no es recomendable que quede muy ajustada al cuerpo ni que te quede ancha. Comprueba que te permita realizar movimientos básicos sin problemas.

Otro dato a considerar es el olor a plástico. Sí, sabemos que suena algo extraño pero es una señal de que la pieza tendrá problemas de transpirabilidad. Es un método infalible cuando deseas estar 100% seguro que será la adecuada.

 

Segunda capa

Es la más popular entre aquellos que no padecen inviernos extremos y solo necesitan generar una temperatura acorde. La finalidad de la segunda capa es abrigarte por medio de la retención del calor e impedir que tu cuerpo se enfríe, por lo que se conoce como la capa de aislamiento.

Intenta que también sea algo ceñida o al menos lo suficiente para realizar tus tareas rutinarias. A primera vista, es imprescindible que cuente con un cuello alto, un cierre completo que te permita quitártela con velocidad y garantice la ventilación.

En esta categoría no solo se agrupan los abrigos, sino que encontrarás las prendas comunes que usas en tu vida diaria. Por ejemplo, camisetas, camisas, chalecos, suéters, medias y gorros.

Debe contener materiales que, aún estando mojados, preserven su propiedades aislantes y transpirables intactas. Algunos de ellos son plumas o acolchados; forro polar o micro forro polar; lana y mezclas de lana; algodón y fibras sintéticas.

El forro polar es una tela sintética considerada como una alternativa ecologista porque, en la mayoría de los casos, se crea a partir del reciclaje de envases plásticos. Las prendas de este tipo se dividen en gramajes de espesor: micro, 100, 200 y 300 (donde el 300 es el más grueso y menos flexible).

Cuando el frío sea muy fuerte, es una opción utilizarlo en las partes del cuerpo que son más propensas a perder calor. Campz asevera que lo caracteriza la ligereza, funcionalidad y longevidad; impermeabilidad; confort y elasticidad.

En los abrigos el procedimiento de elaboración del aislante es fundamental, ya que dependerá de si estás expuesto a climas muy húmedos o a temperaturas muy bajas. Consulta el artículo cómo escoger el mejor abrigo de invierno para obtener mayores detalles.

 

Tercera capa

La última capa cumple la función de barrera contra el viento, la lluvia, la nieve y de nuestro sudor. Por ser la más externa, es indispensable que sea sumamente transpirable y, sobre todo, impermeables.

Entre las piezas habituales están los abrigos con membrana impermeables; cortavientos; pantalones con membrana impermeable y guantes con membrana impermeable. Es recomendable (tomando en cuenta que portarás dos capas por debajo) que elijas una talla mayor a la que utilizas frecuentemente.

La membrana impermeable disponen de poros menores a las gota de agua y se mide según la cantidad de la columna de agua que resistirá. Los valores oscilan entre 1.500 mm a 10.000 mm.

Por otro lado, los cortavientos se popularizaron en la práctica de deportes, por ser ligeros, cómodos y transpirables. Cuando te interesa algo para suaves lluvias o nevadas, son perfectos y pesan muy poco. Son prácticos  durante otoño pero no son adecuados en climas excesivamente húmedos o fuertes precipitaciones.

Revisa que las costuras están selladas debido a que, por muy pequeño que parezca, permitirán que penetre el agua.

Conocer la función de cada capa es importante para que las adaptes a tu realidad y a tu percepción de la temperatura. En escenarios muy lluviosos prioriza la impermeabilidad.

 

Las capas de ropa en invierno te garantizarán una protección adecuada y evitarán que la humedad provoque enfermedades. Consulta nuestros artículos y prepárate correctamente para enfrentar el invierno.

Contenido Relacionado