Tres tipos de visa para emigrar a los Estados Unidos

Los Estados Unidos continúa perfilándose como uno de los destinos predilectos en el mundo. Cada vez son más los ciudadanos del mundo que eligen este país como alternativa por su multiculturalidad, la estabilidad económica y para materializar el sueño americano.

Aunque legalizarse en esta nación pueda parecer inalcanzable, lo cierto es que cuenta con variedad de visas, entre las cuales habrá una que se adapte a tu perfil. Acá encontrarás tres opciones para obtener tu legalidad:

Residencia basada en la familia (Visas K1, K2, K3,K4 y Green Card)

Esta opción aplica solo si eres familiar directo de un ciudadano de los Estados Unidos, que sea mayor de 21 años y demuestre que se hará cargo de ti financieramente.

El servicio de inmigración de ese país considera parientes directos al cónyuge y a sus hijos (Visa K3, K4), prometido (Visa K1, K2); hijos solteros y menores de 21 años de edad (Green Card); hijos casados y/o de 21 años de edad o mayores (Green Card); padres y hermanos si quien los solicita tiene 21 años de edad o más (Green Card).

Cualquier persona con este nexo puede optar por la residencia permanente (Green Card) directamente o llegar al país y cambiar su estatus migratorio de las visas K a la famosa tarjeta verde.

El consultor Milton Dávila explica que el proceso demora como mínimo un año. Para efectuar el trámite el residente debe presentar en la oficina local del Servicio de Inmigración de Estados Unidos lo siguiente:

  • Un comprobante de su ciudadanía
  • Fotografías tamaño pasaporte con fondo blanco (una foto del ciudadano americano y dos fotos del extranjero)
  • Copia del pasaporte del extranjero
  • Copia de la carta del empleador del ciudadano o del residente permanente legal
  • Certificado de nacimiento del beneficiario y solicitante (copia del original y traducción si no está en inglés)
  • Un documento que demuestre su parentesco (certificado de nacimiento, certificado de matrimonio, declaración de divorcio, etc.)
  • Comprobante de cualquier cambio legal de nombre para usted o el beneficiario
  • Descargar y llenar el formulario I-130 y otros establecidos por el Servicio de Inmigración para determinar tu situación económica.
  • Otra documentación según sea el caso. (cónyuge, padres, hermanos e hijos)

Si tu residencia permanente es aprobada, esta permanecerá vigente mientras continúes viviendo la mayor parte del tiempo (más de 180 días por año) en los Estados Unidos y cumplas con las condiciones legales establecidas, explica Fitzgerald Law Company. Es muy importante al decidirte por esta alternativa consultar con un abogado experto en el tema.

Visa de inversionista (EB-5)

Los Estados Unidos resulta atractivo si eres un emprendedor o quieres realizar propuestas para invertir en un negocio que fomente el crecimiento económico.

Aunque el proceso es extenso y es fundamental consultar a un especialista, el Servicio de Inmigración establece que para ser un potencial candidato debes invertir en una empresa comercial y la aprobación está condicionada al tipo de proyecto presentado.

Si el término empresa comercial no te resulta familiar, el organismo lo define como la actividad con fines de lucro encaminada a la realización continua del negocio legal, incluyendo, pero no limitada a:

  • Un solo propietario
  • Asociación (Partnership) ya sea limitado o general
  • Compañía matriz
  • Alianza comercial (Joint venture)
  • Corporación
  • Fideicomiso comercial u otra entidad comercial, ya sea pública o privada

Para impulsar tu comercio debes cumplir con otra serie de recaudos, orientados a la creación de empleos e inversión de capital, explicados con detalles por la autoridad migratoria.

Cabe destacar, que el monto mínimo para cualquier convenio es de 500.000 dólares en áreas rurales o con alto desempleo, y de 1 millón de dólares en general, explica el Grupo Inmobiliario PFS.

Este tipo de visas ofrece más ventajas que cualquier otra, pese a que tramitarla parezca agobiante. ¿Reúnes los requisitos? Entonces ten paciencia y tendrás la posibilidad de trabajar, vivir o ser dueño de tu compañía en cualquier lugar de Estados Unidos, independientemente de donde efectúes el financiamiento, señala Consists of Regional Centers.

Además, otro de los beneficios es que podrás ir a tu país, siempre y cuando mantengas tu residencia en EE UU.

Visa de Empleo o aptitud extraordinaria (EB-1)

Ese talento con el que has brillado a lo largo de tu vida puede abrirte muchas puertas para dar ese próximo paso. Si posees alguna habilidad sobresaliente (artes, ciencias, educación y deportes) o eres un investigador nato, debes seguir una serie de criterios para calificar por esta visa.

El gobierno de esa nación pide demostrar que cumplas con tres requisitos de una lista de diez, para ser tomado en cuenta como un potencial candidato a la EB-1. Por ello, debes probar haber recibido algún galardón de importancia, membresías, publicaciones destacadas o haber contribuido a la ciencia, entre otra condiciones.

Este tipo de visa se orienta también a quienes ocupen cargos de ejecutivo o gerente de una multinacional y sean requeridos por un empleador en Estados Unidos.  El solicitante debe haber estado haciendo negocios durante al menos un año, como afiliado, sucursal o como parte de la corporación que ofrece el empleo.

En el caso de los investigadores y empresarios, es el empleador quien debe presentar la planilla I-140 (Petición para trabajador extranjero) ante el Servicio de Inmigración. Si te consideras poseedor de una aptitud extraordinaria, no dudes en enviar el formulario a tu nombre.

 

El trámite de una visa siempre causa angustia por temor al rechazo. Sin embargo, con una buena asesoría y la suficiente información podrás superar ese paso y encaminarte a los Estados Unidos. ¿y tú? ¿ya encontraste cuál es tu tipo de visa ideal?

publicidad_blog_entries publicidad_blog_entries

Contenido Relacionado